Haciendo honor al Apóstol José Martí, cuando afirmó: “quiero que la ley primera de la República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”, el mayor archipiélago del Caribe garantiza la protección de todos y cada uno de sus ciudadanos, mediante programas para su atención individualizada.

En el municipio de Amancio, - a unos 100 kilómetros de la oriental ciudad de Las Tunas-, la subdirección de la Asistencia Social protege a 458 núcleos familiares con desventajas económicas y sociales a través de distintas prestaciones.

Niuris del Carmen Varona Alarcón, responsable de esa esfera en esta suroccidental localidad, precisó que anualmente se evalúa cada caso para comprobar el estado de necesidad de las familias con bajos ingresos o porque sus miembros no están aptos para el trabajo.

Varona Alarcón explicó que se realizan estudios socioeconómicos de conjunto con el Grupo de Prevención, Asistencia y Trabajo Social para identificar las distintas problemáticas y ofrecerles tratamiento personalizado.

Entre las acciones sobresalen visitas a las madres con hijos  que sufren discapacidades severas y requieren cuidados especiales; a los ancianos que viven solos; la transportación hacia instituciones de salud dentro de la provincia de Las Tunas, así como facilitar el acceso al   Sistema de Atención a la Familia.

Este empeño de los técnicos y especialistas de la subdirección de Prevención, Asistencia y Trabajo Social en Amancio, tiene como fin supremo continuar elevando la calidad de vida de quienes necesitan apoyo económico y afectivo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar