Central-Guiteras-fLas Tunas,-Desde hace varios años el central Amancio Rodríguez" se mantiene en la nómina de los más críticos de Cuba, debido a su pobre desempeño en lo que ha molida, eficiencia y producción de azúcar, se refiere.

Incomoda posición de la que sus trabajadores esperan salir en la próxima zafra, a partir de la ejecución de un plan de reparaciones e inversiones que clasifica como el más integral de los allí practicados en los últimos tiempos, y de otras medidas relacionadas con la capacitación de la fuerza laboral.

Hay que admitir, sin embargo, que las labores de mantenimiento que se ejecutan en la industria precisan de mayor esfuerzo ante el poco tiempo disponible y lo mucho que reste por hacer.

Para el ingeniero Gabriel Soliva Silva, jefe de mantenimiento de la industria, "la situación está como para no pegar los ojos durante los días que restan de noviembre".

En esta carrera contra el tiempo los obreros y quienes los conducen pueden imponerse, pero para eso necesariamente tienen que dejar a un lado el reloj, convertir los sábados y domingos en jornadas normales de trabajo y recibir de inmediato los recursos pendientes opio llegar.

Como están las cosas es lo que más allí apremia, pues opiniones autorizadas consideran que con los aseguramientos presente en la obra, la ejecución del plan de reparaciones puede saltar del actual 78 por ciento a más del 88, solo con trabajo.

Y no es que en la fábrica haya faltado esfuerzo y dedicación. "Lo que pasa es que estamos enfrentando un programa fuera de serie, pues en algunas áreas, como la de generación de vapor, pasó de un simple mantenimiento a la caldera retal número cuatro a una inversión, en el sentido más amplio de la palabra", argumenta Soliva.

"Algo parecido –dice- nos ocurrió allá arriba, en fabricación, donde no se previó reparación alguna en los condensadores, y sin embargo tuvimos que meterle mano, debido al notable deterioro que presentaban".

No obstante a lo mucho que resta por hacer, sobre todo en la remodelación capital que se lleva a cabo en el cuarto baso del Cuádruple Honolulo, en las calderas y los molinos, así como a la preocupación por la demora en llegar de chumaceras, placas inferiores de los molinos, tuberías y bombas de diferentes diámetros y tamaño, entre los trabajadores y directivos prevalece un ambiente de optimismo y de seguridad.

"Así mismo es y, ¿sabes por qué?; porque al ingenio se le están haciendo cosas en lugares que no se tocaban desde hacía muchísimos años, porque todo el mundo está puesto para esto, por la calidad de los trabajos y porque se ha tenido en cuenta las opiniones de nosotros, los obreros", reconoce Pablo Pool Ramos, mecánico de molinos.

Lo cierto es que el central Amancio Rodríguez se está preparando como en años no lo hacía, y que cada trabajo y objeto de obra que concluye, sienta la base para los resultados superiores que sus obreros se proponen alcanzar en la zafra 2014-2015, que aquí debe comenzar en los primeros días de diciembre.

El cumplimiento de la zafra chica y posteriormente del plan producción de la campaña, marcaría de hecho un cambio de rumbo de la centenaria industria, incluida hasta hoy entre las más críticas del país.

Tal es el gran reto que tienen ante sí los trabajadores del azúcar, en el más sureño de los municipios de tuneros.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar