El amor es el más noble de los sentimientos, cuando está presente el aire es más calido, el agua es más pura, la vida es más bella.

Algunos dicen que es ciego y lo acompaña la locura. Quien ama ve con los ojos del corazón, de los sentidos, del tacto, y siempre tiene ese espíritu aventurero, de atreverse  a decir lo que antes por temor no se ha podido expresar.

No hay nada que no esté tocado por el amor. Acompaña a la mariposa en su vuelo furtivo, une en un solo puño las manecitas de un niño, trina en el canto de un ave, enternece las sonrisas… Siempre está juguetón y perverso, esperando con esa manía de encender corazones.

Amar es dar sin recibir, es apostarlo todo, es andar juntos en la misma dirección,  es perdonar, es esperar, es buscar el momento preciso, es diseñar una táctica y una estrategia que permitan conquistar las fibras de quien amamos.

El amor es la sal de la vida. Es imposible vivir, respirar, andar, cuando nos entregamos incondicionalmente a otro ser. El amor es, sencillamente, la expresión más sublime de los sentimientos. En el mundo, no hay nada más grandioso que la dicha de sentirse amado.        

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar