A la luz de los acontecimientos más recientes, la hipocresía imperial pone al desnudo la enorme responsabilidad de Estados Unidos en la promoción del terrorismo, así como en el llevado y traído combate contra ese flagelo.

Esta política carece por completo de credibilidad desde el momento en que quien la convoca es la cabeza del estado terrorista más poderoso del mundo, y el que mayores crímenes ha cometido desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta hoy.

Lo anterior lo afirmó Justo Luis Contreras Brinñones, Teniente Coronel retirado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), y miembro de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubanas (ACRC) en el municipio de Amancio.

“El terrorismo como política de Estado le viene muy bien al gobierno de Estados Unidos para preservar sus intereses geoestratégicos, además de su control del mundo. Nosotros los cubanos hemos sufrido las acciones organizadas y financiadas en el territorio norteamericano desde el instante en que triunfó la Revolución el 1ro. de Enero de 1959”, afirmó Briñones Contreras, quien además es uno de los sobrevivientes de la emboscada de Pino Tres, el 27 de septiembre de 1958.  

La voladura de la aeronave de Cubana de Aviación frente a las costas de Barbados el 6 de octubre de 1973, -con un saldo de 76 personas inocentes muertas-, fue un duro golpe para el pueblo de Cuba. “Este criminal hecho  demuestra la esencia terrorista del imperialismo norteamericano que ha valido de ello para acabar con los movimientos progresistas y revolucionarios de América Latina, y del mundo en sentido general”, afirmó.

“En la actualidad, estamos observando cómo los métodos terroristas se utilizan para sembrar el miedo y la desestabilización, por ejemplo, en la República Bolivariana de Venezuela con el cruel asesinato del joven diputado socialista Robert Serra. En el Medio Oriente se ha creado una situación muy compleja para evitar que los palestinos logren el reconocimiento de su soberanía como Estado, además de lo que ocurre en Iraq, Siria y Ucrania”. 

Para Justo Luis Contreras Briñones el gobierno norteamericano ha continuado la arbitraria práctica de poner a Cuba en las espurias listas de Estados que supuestamente patrocinan el terrorismo internacional.

En cambio, mantiene el injusto castigo a tres cubanos que sufren injusta prisión, y cuya causa ha concitado la más amplia solidaridad del mundo.

Estados Unidos debe poner fin al doble rasero y a la impunidad de que gozan en su territorio los autores confesos de actos de terrorismo; ello sería una verdadera contribución al combate contra ese fenómeno.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar