La tradición campesina constituye un elemento importante que distingue a la cultura popular tradicional de los amancieros, donde sus expresiones materiales y espirituales reflejan modos de vida y costumbres.

Por ello, la celebración de las jornadas cucalambeanas de base en la más sureña de las localidades tuneras es un importante hecho cultural en el cual se vivencian tradiciones conservadas y renovadas que conforman la idiosincrasia del campesinado.

Igualmente, se han convertido en una actividad festiva para los comunitarios en asentamientos rurales y urbanos, a la vez que constituyen un certamen para ilustrar rasgos culturales que caracterizan la población campesina local, así como aquellos con los que se encuentran más identificados.

De igual forma, el evento difunde y transmite tradiciones que identifican a los lugareños, entre las que se destacan las manifestaciones artísticas de danza, música y teatro, así como la narración oral, refranes, la décima cantada y escrita en función de controversias, repentismo y humor; décima mural, juegos, comidas y bebidas, artesanía, instrumentos de trabajo y útiles para el hogar.

También incentivan la creatividad individual y colectiva como un aspecto esencial para preservar costumbres, las que pueden mantenerse, en tanto su carácter de tradicional es constantemente actualizado.

Las cucalambeanas de base constituyen uno de los acontecimientos de mayor trascendencia en las comunidades rurales y urbanas de Amancio.

Ellas contribuyen a salvaguardar el universo material y espiritual de la campiña y se erigen en espacios para el disfrute popular, toda vez que han influido en la formación de la cultura y los valores identitarios de diferentes generaciones.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar