El trabajo sostenido, el amor y la entrega a su profesión distinguen el quehacer de Milsy Monteagut Rodríguez, instructora de música y jefa de la cátedra de esa especialidad en la Casa de Cultura “Sergio Reynó”, en el municipio tunero de Amancio.

Con 14 años de arduo bregar, Milsy ha obtenido logros que avalan la importancia del instructor de arte en la creación de una cultura general e integral de los amancieros.

“En estos años hemos tenido muchas satisfacciones, a partir de las acciones implementadas para lograr el rescate de la música coral con varias agrupaciones de ese formato en los centros educacionales; se consolidó el movimiento de la trova y el rescate de expresiones del folclor campesino y afrocaribeño. También se destacan las actividades caracterizadoras y proyectos que llevamos a cabo en nuestro municipio; los eventos, festivales y concursos han aumentado en calidad y participación, un ejemplo de ello es que recientemente 11 niños aprobaron las pruebas de aptitud para ingresar a las escuelas profesionales de arte de la provincia, además de potenciarse el proyecto de la Década Prodigiosa, junto con el grupo Antares, y el festival de la Guaracha”, afirmó.  

Acerca de los retos futuros, precisó que “se trabajará en el incremento de las categorizaciones de las unidades artísticas aficionadas y profesionales, donde somos referencia tanto a nivel provincial como nacional, sin dejar a un lado la consolidación y perfeccionamiento de nuestra labor en las comunidades y las escuelas; también nos proponemos mantener los resultados con una mayor consagración y entrega en cada obra que realicemos con el único propósito de defender nuestros valores culturales e identitarios”.

Crecer desde la pasión del arte, constituye para la amanciera Milsy Monteagut Rodríguez la mejor muestra de que la cultura ennoblece y consolida el espíritu del pueblo y se yergue como espada de la nación.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar