La Revolución mantiene como un principio inalienable el que no quede una sola persona desamparada, y en ese sentido la Asistencia Social actúa como elemento coadyuvante de los principios rectores de la sociedad cubana.

En el municipio de Amancio existen 645 núcleos familiares protegidos por la asistencia social en las modalidades de prestaciones monetarias temporales y excepcionales, servicios de alimentación, asistentes sociales a domicilio, madres cuidadoras, ayudas a Combatientes de la Revolución y a personas que reciben beneficios en los Hogares de Ancianos.

En la localidad se protege especialmente a ancianos; y a todas aquellas personas no aptas para trabajar y, en general a todas aquellas personas cuyas necesidades no estén aseguradas o que por sus condiciones de vida o de salud requieren protección y sin ayuda de la sociedad no la pueden alcanzar.

El monto de estas ayudas supera los 263 mil pesos, cifra que dice mucho de los esfuerzos que se realizan para contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de quienes tienen desventajas con el resto de la sociedad.      

La aplicación práctica de esta voluntad política es de alcance global, y se realiza con la participación de diferentes organismos e instituciones que tributan de una forma u otra al desarrollo de esta humana tarea.

Su financiamiento se efectúa a través de un epígrafe específico dentro del presupuesto del Estado Cubano y tiene un carácter descentralizado en los Órganos Locales del Poder Popular.

Este cuerpo legal recoge los aspectos básicos que posibilitan una protección amplia, eficaz, y en correspondencia con la realidad y el nivel de las posibilidades económicas del país.

La Asistencia Social protege al núcleo familiar cuando este se encuentra estado de necesidad, en ausencia de familiares obligados a dar alimentos o cuando estos no estén en condiciones de prestarle ayuda.

También se ha mencionado, que ante determinadas circunstancias específicas de necesidad familiar, puede ser otorgada la Asistencia aunque no estén presentes todas las condiciones descritas anteriormente.

Cuando por fuerza mayor, el núcleo familiar carezca de ingresos económicos, o estos sean inferiores a las escalas establecidas al efecto, entonces se procede a brindar ayuda económica.

Anualmente se planifican cifras millonarias de dinero para la asistencia social . Y esta cuantía se destina no solo a las prestaciones monetarias, sino que también aseguran gastos de otras instituciones como hogares de ancianos, casas de abuelos, hogares de impedidos físicos y mentales, así como la entrega de módulos de aseo, alimentación, medicamentos, prótesis y otros artículos médicos, de forma gratuita o subsidiada.

Pero se hace necesario rectificar la política de brindar esos beneficios por igual a todas las personas. En tal sentido, debe evaluarse la situación del núcleo familiar, para que asuma el pago total o parcial de dichos servicios, según sus posibilidades. Con ello se pretende lograr más justeza para ayudar a quienes realmente lo necesiten. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar