Cuentan que cuando se creó el mundo, el último de los sentimientos en nacer fue Cupido; dicen que llegó armado con sus flechas y su carjac para darle color y sentido a la vida y así ha sido por los siglos de los siglos.

Este pequeño diablillo se apodera de nuestros corazones y a veces nos hace reír, soñar, suspirar, otras llorar, pero todos adoramos sentir las consecuencias de sus flechazos.

Cupido es el arquero que espera y asecha para conquistarnos con sus flechas cargadas de amor, optimismo y adrenalina.

Amor es pasión, fantasía, compromiso, complicidad, lealtad; es  resucitar el espíritu para sentirlo más vivo con matices insospechados.

Es el sentimiento más bello y sublime de todos;  puede llegar a cualquier edad, en cualquier momento, porque está presente en cada acto cotidiano y sublime.

Amar es seducción, galantería, festejo de un sentimiento único. Es dar sin pedir nada a cambio, es andar juntos en la misma dirección. Amar es perdonar y esperar, es buscar el momento preciso para diseñar una táctica y una estrategia que conquiste las fibras de nuestra esencia.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar