Apenas 3 meses después del triunfo victorioso del Primero de Enero de 1959, el Gobierno Revolucionario fundó la Imprenta Nacional de Cuba, mediante la Ley 187. De esta manera se establecieron las bases para la publicación masiva y sistemática de libros, folletos y revistas. El hecho se daba en un país cuyo consumo percápita de textos impresos era muy bajo hasta ese momento.

El primer título publicado fue "El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha", obra clásiica de la literatura hispana y universal. A partir de ese acontecimiento numerosos títulos relevantes se pusieron al alcance de los cubanos.

Y es que nadie puede dudar que el libro es un vehículo insustituible de información y cultura. En él vibran la esperanza y los sueños de quienes dedican parte de su tiempo al fascinante mundo de las letras.

Hoy en Amancio, tanto en las escuelas como el resto de las enseñanzas, se promueven programas que favorecen el hábito de la lectura que, por demás, enfrenta los nuevos desafíos de la era digital. Mucho se trabaja al respecto, un ejemplo de ello es la Feria Internacional del Libro, que cada año llega a todas las provincias y municipios del país.

La Biblioteca Pública “Julio Antonio Mella”, de esta sureña comarca, ofrece numerosas actividades para resaltar la imporancia del correcto manejo y cuidado de los libros para así sumar más usuarios a esa institución cultural.

Las acciones son diversas en función del desarrollo de la lectura, elemento imprescindible en la formación del hombre nuevo. Cada 31 de marzo se celebra el Día del Libro Cubano desde 1981 por iniciativa del Comandante en Jefe Fidel Castro, por eso no hay dudas de que en la lectura está la clave para conquistar la tan soñada meta de una cultura general e integral.  

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar