Los meses de julio y agosto nos convidan a un desafío en cuanto a recreación se refiere. Playa, opciones culturales y deportivas son algunas de las propuestas, ideales para la época.

Por esa razón, en Amancio, localidad ubicada al sur de la oriental provincia de Las Tunas, directivos y funcionarios diseñaron una estrategia para lograr el disfrute pleno de todos los ciudadanos, en el verano.

Los seis consejos populares del municipio ya tienen identificado dónde funcionará el puesto de mando  encargado de fiscalizar cada actividad desde  las circunscripciones. Se espera mayor protagonismo de los promotores culturales, como máximos precursores del esparcimiento comunitario.

Por su parte, el sector educacional propone actividades en 13 centros docentes. La apertura de cursos de verano con temáticas diversas,  pensando en el gusto más exigente, es otro reto de la etapa estival.
 
Uno de los frentes que más implicación tiene es la cultura, junto al resto de las instituciones. Para el verano 2015 se proyectan actividades caracterizadoras, dirigidas a niños, adolescentes, jóvenes y para la tercera edad.

El rescate de bailes tradicionales como el danzón y el casino, presentaciones de libros, puestas en escena, y acciones para fomentar la historia local, serán líneas permanentes de trabajo.

A pesar del jolgorio veraniego, los amancieros extreman las medidas de higiene para evitar brotes infecciosos, a propósito de las lluvias.

Así, por un verano diferente, se entrecruzan realidades y proyectos de vida, con el reto de pasar unos días a gusto, según las preferencias de los habitantes en la más occidental de las localidades tuneras.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar