El trabajo con los niños para encaminar su desarrollo físico motor es el objetivo de los Círculos Infantiles; instituciones cubanas que nacieron en beneficio de la mujer trabajadora.

“Principitos de Vilma” es el más joven de estos centros en el municipio de Amancio, al sur de la provincia de Las Tunas, con una matrícula que aglutina a infantes desde 1 a 5 años de vida.

En los meses de verano las actividades no cesan; sólo aplican estrategias para incrementar los horarios de juego y otras actividades consideradas recreativas.

La Master en Ciencias Niurka Padrón Suárez, educadora, explicó que la planificación se establece en base a que desde el Círculo Infantil también disfruten de las vacaciones. Además, el por ciento de niños que asisten es menor si tenemos en cuenta que, en su mayoría, los padres solicitan su descanso.

Otro de los indicadores en los que trabajan es el proceso de adaptación, donde la mayoría se preparan para el primer año de vida. Así, en septiembre próximo están listos para iniciar un nuevo curso.

Un aspecto digno de reconocer es que los Círculos Infantiles en la más occidental de las localidades tuneras, confeccionan sus propios medios de enseñanzas con los cuales se benefician los pequeños.

Papel maché, madera, papeles de colores y telas entre otros son parte de esa fantasía que deviene en más conocimientos para quienes buscan en estas instituciones un lugar privilegiado donde aprender y conocer todo lo que nos rodea.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar