El proyecto S.O.S. Pesca tiene como fin la sostenibilidad de la pesquería en zonas de gran importancia para dicha  práctica, tan antigua como el propio inicio de la civilización.

Entre los antecedentes del mismo podemos citar el paso de los huracanes Ike y Paloma, en el 2008. Por esa razón, se escogen playa Florida en Camagüey, y Guayabal en el municipio de Amancio, provincia de Las Tunas.

Uno de los beneficios desde el punto de vista social es el mejoramiento de las condiciones de vida en estos asentamientos; además disminuir la sobre explotación de los productos pesqueros.

Según investigaciones relacionadas con el tema, recapturan especies sin haber llegado a la etapa juvenil y, por ende, no llegan a la fase reproductiva, con la consecuencia de una posible extinción.

La zona bajo régimen de manejo integrado está controlada, gracias  a la permanencia de fieles guardianes como los pescadores, tanto los particulares como los estatales.

Hoy S.O.S. Pesca, en Amancio, ha logrado la intersectorialidad de factores que, en conjunto, implementan acciones en beneficio de la fauna marina. No obstante, hay que insistir en temas tan medulares como salir a pescar en la época establecida.

Recientemente culminó en La Habana la Décima Convención de Medio Ambiente y Desarrollo donde se expusieron estas experiencias, por intermedio del congreso de áreas protegidas.

Alrededor de 44 países estuvieron presentes en el evento. En los próximos días, del 20 al 27 de julio, el proyecto pesquero tomará como espacio a la Ciudad de México, cumpliendo una invitación con el objetivo de promover sus resultados y extenderlos a otras latitudes.

S.O.S. Pesca llegó para fortalecer, además, temáticas tan importantes como el rescate de la duna y su reforestación con las especies de más adaptabilidad en la zona. Se trata de preservar lo que nos regala la Madre Natura por la supervivencia en la Tierra.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar