El papel de las féminas en el desarrollo económico y social en cada comunidad fue el eje central de los debates en el Pleno por el 55 aniversario de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), en Amancio.

Uno de los tópicos que acaparó la atención de los presentes fue el trabajo en la zona rural, donde están incorporadas a labores agrícolas como la siembra de caña, los cultivos varios y la crianza de animales.

Además,  un número considerable están  asociadas al decreto ley 300, referido a la entrega de tierras en usufructo. Entre las modalidades figuran las plantaciones de maíz, y el convenio porcino y ovino caprino.

En el cónclave se explicó el importante significado de la historia de la organización. De esta manera las más jóvenes entenderán el por qué existe la FMC y su desempeño en las diversas etapas del proceso revolucionario cubano.

Otras temáticas como el funcionamiento, movimiento de mujeres creadoras, el trabajo preventivo y el enfrentamiento a las indisciplinas sociales, fueron ampliamente analizadas. El momento fue oportuno para estimular a las zonas y federadas que se destacan en el quehacer diario.

Culmina en la más occidental de las localidades de la provincia de Las Tunas, un proceso de fortalecimiento donde se promovieron jóvenes a cargos de dirección para mantener el legado de Vilma Espín.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar