Pedro Pérez Deronselet, combatiente jubiladoEn cumplimiento del deber patrio, en 1972 Pedro Pérez Deronselet se trasladaría desde Playa Siboney en la hermana provincia de Santiago de Cuba hasta suelo amanciero, suelo que lo atrapara por el resto de su vida, pues aquí encontró abrigo, el amor y el oficio que trazaría su destino por siempre.

Recuerda hoy sus años junto a su camarada Maximiliano atendiendo la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, en esta sureña localidad por más de dos décadas, orgulloso de honrar a estos hombres que a decir de el mismos son ensueños de nuestra patria.

Pedro Pérez Deronselet con su hijo menorAsí llegó hasta la Estación de la Policía Nacional Revolucionaria de nuestro municipio, para orientar e instruir a las nuevas generaciones, desempeñándose como Instructor Político Ideológico en la misma.

Pedro es un hombre muy metódico, amante del orden y satisfecho de ser padre de 6 hijos, y que algunos sigan sus pasos.

En sus últimos años de servicio encausó sus esfuerzos en la reconstrucción de los poblados de Guayabal y Santa Cruz del Sur, tras el azote de fuertes huracanes.

“La verdad –me dijo- que en Playa Siboney, Amancio o El Cabo de San Antonio mi sueño sería recto, por el camino correcto y mi espíritu de ineludible combatividad y patriotismo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar