Amancio asegura el derecho a la vidaLos derechos humanos están aparejados también, al desarrollo próspero de una nación; dígase salud, educación, libertad de expresión, culto y vivir en plena libertad, sin miserias, ni miedos.

Cada 10 de diciembre se celebra el día de los Derechos Humanos. En esa fecha de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal. Desde entonces, el término recorre el mundo, aunque con muy pocos esperanzas para los más necesitados.

Cuba es un ejemplo de cuánto se puede hacer en materia social. Los modelos educativo y de salud, son alagados por un gran por ciento de naciones.

Y es que quienes nacimos en este archipiélago del Caribe podemos afirmar que tanto uno como el otro son de referencia, gracias a que tienen carácter gratuito, y llegan hasta poblados lejanos de los grandes conglomerados citadinos.

Asimismo, el deporte y la cultura son de gran impacto. En todas las provincias del país funcionan escuelas de arte, Casas de Cultura, sedes de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), además de otras entidades que se encargan de promover el arte.

En el deporte le damos pelea a las potencias más desarrolladas en el Orbe. Nuestros atletas se forman desde el mismo instante que comienza su vida escolar, por intermedio del programa de Educación Física, instituido en todas las enseñanzas.

Defender los derechos humanos es respetar el valor que tienen sus ciudadanos. Ese es el mayor capital desde el punto de vista de vista de la formación espiritual de cada individuo.

Es aquí donde radica la entereza de nuestro sistema social; porque una nación asegura su futuro se atesora hombres y mujeres de bien.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar