Reconocimiento a maestros destavados es nuestro derechoNo siempre lo que está a la vista es visible para todos. No siempre las realidades tangibles son apreciadas y valoradas en su justo sentido.

A veces lo cotidiano se vuelve rutinario, tan rutinario que podemos aseverar aquello de “vivir en el pueblo y no ver las casas.

Para la mayoría de los nacidos en este archipiélago, después de la línea divisoria que marca el primero de enero de 1959, la palabra derecho se escribe en mayúscula y a su significado se le agrega una gran dosis de dignidad, cualidad que resulta de oficio para cada cubano.

El  itinerario  que marca el rumbo de los Derechos Humanos, tiene a Cuba en la hilera de las naciones promotoras de una política de respeto a las libertades fundamentales de todo ser humano.

Cuba como miembro fundador del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, mantiene  una proyección política, social, económica y cultural que se ajusta al cumplimiento de la norma internacional, realidad demostrada en nuestra Ley de Leyes, reflejando los principios y garantías de las libertades fundamentales, a imagen y semejanza con lo dispuesto en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La proyección del gobierno cubano en esta materia es tan amplia que los resultados son palpables, constituyendo un ejemplo a seguir por los países del mundo y a continuar por nosotros mismos.

En Cuba existe pleno derecho al trabajo, no existen expresiones de ser forzoso u  obligatorio. Nuestro país sigue comprometido con una genuina cooperación internacional sustentada en el respeto de los Derechos Humanos, la no selectividad y mucho menos la  politización.

La política exterior cubana está  comprometida con la lucha por establecer un nuevo orden internacional que sea más justo, democrático y equitativo,  que elimine los obstáculos a los esfuerzos nacionales para la concreción de todos los Derechos Humanos.

El bloqueo impuesto por Estados Unidos  constituye el principal obstáculo a los esfuerzos que realiza nuestra nación para el pleno disfrute de los Derechos Humanos. Los avances de la Revolución para garantizar los derechos políticos, civiles, económicos, sociales y culturales son incuestionables. En Cuba existe plena participación ciudadana en la toma de decisiones y una tradición de consulta popular.

Por eso no siempre lo que está a la vista es apreciado en su justo valor y muchas veces se asumen posiciones que tergiversan realidades tangibles y reales como lo es  la sucesión de un día tras otro.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar