Desde horas tempanas de esta mañana del 7 de diciembre, una amplia representación de amancieros se dieron cita en la avenida Primera del centro histórico del municipio de Amancio, localizada al sur tunero para, en marcha unida, partir hasta el cementerio municipal.

Foto: Rafael Aparicio CoelloCon el afan de aprovechar hasta la más mínima porción de tierra cultivable, el amanciero Andrés Rodríguez Almanza, puso  empeño en un pequeño cantero ubicado en el jardín de su vivienda de la calle 26, en el reparto Nuevo Amancio.

El crecimiento de los rejos de boniato fueron copando el área y para sorpresa de Andrés y sus vecinos, en la tarde de este jueves, cosechó, entre otros,  un ejemplar con un peso de doce libras y media.

El amanciero Francisco Fortúnez García, vecino de la calle XX Aniversario No. 4, en el Reparto Alipio Carrillo, ofrece a los curiosos un festín sugestivo y tentador.  

Magalis Zamora Gascón, una amanciera residente en el urbano reparto  Alipio Carrillo, no se explica todavía las magnitudes que alcanzan las calabazas cosechadas, junto a naranjas, fruta bombas, boniatos y otras plantas alimenticias y ornamentales, en el traspatio de su vivienda.

Tico, una gallina criolla que está a punto de convertirse en madre, constituye la admiración de los residentes en la calle Patricio Lumumba, en el reparto La Carretera, en este municipio cubano de Amancio, en Las Tunas.

La Madre Natura siempre nos depara sorpresas como demostrando su capacidad incuestionable de creacción, transformación y evolución.