Imprimir
Categoría: Curiosidades

Sorpresa, admiración y curiosidad, fueron las muestras en la reacción del pequeño César Luis Rondón Mensoney, un niño de apenas 5 años de edad, con residencia en la calle 27 de Noviembre, en el Reparto Progreso de este municipio de Amancio, al contemplar, luego de su rutinaria observación matutina, el resultado del cacareo de su gallina criolla preferida.

Un extraño huevo con características similares a sus semejantes, pero...con una forma diferente y hasta ahora desconocida para el infante, que presuroso buscó aclaración y respuesta en su mamá Rosalba.

El singular producto avícola tiene de largo 60 milímetros, un ancho de 36 y en su parte más estrecha 17. Tal vez este huevo no aparezca jamás en el libro Ginness de los Récords, pero lo cierto es que cautivó al más escéptico de los vecinos y amplió la curiosidad de César Luis, quien desde ahora promete conocer mucho más del mundo de las gallinas.