Dayron Blanco Joseph“Si ella es médico, yo seré futbolista; si no, no seré nada”, fue la tajante  decisión de Dayron Blanco Joseph, con solo 9 años, aquella vez en que la familia estaba reunida en la mesa del comedor de su casa.

Para una madre como Lourdes Joseph,  educadora ejemplar y Máster en Ciencias de la Educación, esa respuesta la desconcertó, ilusionada con el título de Doctora en Medicina que había logrado su hija Yanet (hoy labora como Especialista en Nefrología en el Hospital General Docente Clínico Quirúrgico Luis Aldana Palomino, en el municipio de Amancio).   

“Dayron era un niño muy inteligente; como madre que le deseaba lo mejor a sus hijos, soñaba con que él optara por el IPVCE (Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas), porque tenía un rendimiento académico muy bueno, y le encantaban las Matemáticas. Imagínate, yo quería que fuera profesional igual que todos nosotros”.

Ni corta ni perezosa, se entregó en cuerpo y alma a hacer realidad el sueño de Dayron, tratando de que no le faltaran ni el apoyo ni el cariño de toda la familia. “Desde los 11 años (actualmente tiene 19), él está fuera de la casa, becado y estudiando.  Cuando lo veo ahora,  no puedo menos que sentir orgullo; ver cómo ha madurado en su empeño de darlo todo por su equipo y por la Patria. Eso para mí es el mayor tesoro, que venga a Cuba con la frente alta. O sea, que hoy cosecho los frutos de tantos desvelos y sacrificios”.

Dayron Blanco JosephDayron forma parte de la avanzada de atletas que se preparan en el emblemático Centro de Alto Rendimiento Cerro Pelado, de La Habana. Hace tan solo dos días se incorporó al equipo de fútbol de Las Tunas, que acaba de vencer a su similar de Ciego de Ávila propinándole dos resonantes goles en el marco del campeonato nacional.

La pasión por el más universal de los deportes lo llevó a dar sus primeros pasos en el futbolito, perteneciente al Combinado Julio Franco López. Allí demostró la madera con que estaba hecho y fue captado para iniciar su ascenso en grande, primero en la Escuela de Iniciación Deportiva Escolar (EIDE) Gaspar González, de la capital tunera.

Luego vendrían lides de primera línea, como miembro de la selección nacional de las categorías sub-17 y sub-20 de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Fútbol (CONCACAF); fue proclamado tres veces campeón del Caribe; estuvo en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2012, y más recientemente participó en la eliminatoria mundialista para mayores de 19 años en Estados Unidos.

Ese impresionante palmarés se concreta en una meta muy cercana. “Ahora estamos inmersos en la preparación para otros eventos durante el año, pero nos compromete representar a Cuba en la eliminatoria mundialista con sede en Brasil en el 2014.

Ese es un propósito muy importante, teniendo en cuenta la altísima  calidad que caracteriza a nuestros rivales, pero sí es posible para nosotros. El deporte revolucionario cubano goza de gran prestigio en el mundo; dentro de poco se efectuarán los Juegos Olímpicos de Londres y estoy seguro que lograremos muchos triunfos”.

Como joven de estos tiempos, Dayron Blanco Joseph no se despoja de la sencillez y la naturalidad que lo caracterizan.  Le apasiona escuchar música, ver la TV; comparte con amigos y vecinos, y recibe agradecido el amor de su mamá Lourdes, a quien le debe sus triunfos, y también los reveses, porque de ellos saca las mejores lecciones.

¿Su mayor anhelo?. Sin titubear, responde con la misma determinación de aquel niño, que hoy es un futbolista consumado: “Integrar la selección de mayores, y continuar superándome para darle a mi pueblo y a mi país nuevas victorias”.  

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar