Nació hace 50 años, un día luminoso y cargado de energía revonadora, y no podía ser de otra manera, pues así es la organización de vanguardia  de la Revolución Cubana.

Con la alegría que le salta en las venas, con ese ímpetu que le insuflan sus miembros, la Unión de Jóvenes Comunistas se enorgullece de ser continuadora de un proyecto social auténtico.

Sus vástagos son de arraigadas convicciones patrióticas y fieles a los principios revolucionarios de jóvenes como Mella y José Antonio, de quienes heredaron la irreverencia, la fuerza de los ideales y su coraje.

Dignos constructores de futuro, los pinos nuevos cubanos se insertan en cada tarea y batalla, y cada uno se alza para consolidar el presente y cimentar el mañana.
Sienten la responsabilidad de llevar sobre sus hombros la continuidad histórica de la Revolución, consecuentes y profundos con el tiempo que les ha tocado vivir.

El ejemplo de los jóvenes cubanos crece y su historia también, atemperándose a los desafíos que tienen por delante y asumiendo su papel.

50 años de vanguardia y van por más, porque así es la naturaleza inquieta de la Unión de Jóvenes Comunistas, que aglutina a la generación más joven de cubanos, portando las banderas de la dignidad en lo alto del espíritu y la mente.   

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar