La acostumbrada quietud de la vivienda marcada con el número 12 de la calle Carlos Manuel de Céspedes del reparto de La Carretera, en el sureño  municipio de Amancio, se quebró en horas tempranas de este domingo por fuertes ráfagas  de amor y solidaridad humana.

Resulta que los integrantes del club Amor por la Vida, tomaron por asalto el humilde recinto y en un acto de incuestionable amor, dieron riendas sueltas al puro sentimiento y agasajaron a niños y jóvenes con discapacidades físicas, intelectuales y motoras.

Las horas transcurrieron cargadas de agradecimiento y con libros y globos en sus manos, Layra, Yasmany, Robertico, Neovanys y Yusbel, desde las fantasías de sus sueños pudieron descubrir las bondades y valores que atesoran los seres humanos en una sociedad como la nuestra.

Para Dinier Placeres Tornet, joven técnico en rehabilitación y presidente del club, esta agrupación tiene entre sus objetivos elevar la autoestima  y dignificar la vida de esas personas.

Por su parte Yaquel Vargas, secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), en esta localidad , expresó la aspiración de que ingresen al grupo otras personas con similares padecimientos y las familias logren una mayor comprensión de los propósitos del club.

El club Amor por la Vida los integran dos decenas de personas y es apoyado por especialistas de la salud, docentes de la enseñanza especial, artistas aficionados y otras personalidades, quienes contribuyen al cumplimiento de los  humanos objetivos de este grupo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar