Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC)Día del historiador

Guardianes del legado patriótico de la nación cubana, los historiadores del mayor archipiélago del Caribe ocupan un lugar preponderante en el rescate, preservación y difusión de las tradiciones de un pueblo que desde los cimientos de la nacionalidad insular, está en pie de eterno combate.

Muchos son los acontecimientos que forman parte del ser cubano, la cubanía, la cubanidad, términos que en sí no individualizan hechos o personas, sino que alimentan la savia independiente, soberana y antiimperialista del primer país socialista de América Latina, y faro luminoso para la gesta de movimientos o procesos revolucionarios que no “agradan” a imperios fútiles y sangrientos.

Un día como hoy pero del año 1935, el insigne periodista, escritor e investigador cubano Emilio Roig de Leuchsenring es investido con el título de Historiador de la Ciudad de La Habana. De ahí que tomando como paradigmas sus cruciales aportes a la historiografía cubana y su relevante papel dentro de la cultura nacional, esta fecha se escoge para celebrar en Cuba el Día del Historiador.

La historia no puede interpretarse como una abstracción ante los fenómenos de la realidad que viven y modelan los hombres. En el caso de nuestro país, es parte consustancial de las ansias de liberación de yugos opresores, del nacimiento de una nueva Patria, que heredó y asumió ideales de justicia, libertad, dignidad y decoro para sus hijos y el mundo.

No puede haber una identidad propia y bien definida, sin que en ese crisol se fundan razas, valores, costumbres, pensamientos, acciones.  Construir la nación cubana ha sido un proceso largo y difícil, pero no por ello, deja de ser renovador, dinámico y transformador, pues llama al concurso de las voluntades para perfeccionar un modelo social y humano, sin parangón en la Tierra.

El pedestal que enaltece a nuestra isla, CUBA en palabras mayúsculas, es objeto de veneración y respeto supremos. Hatuey, Carlos Manuel de Céspedes, José Martí, la copiosa pléyade de esclavos libertos en plena manigua redentora, Fidel Castro, en fin, son parte indisoluble de la historia insular. Y esta constituye la mayor riqueza que engrandece el espíritu de las pasadas y futuras generaciones.   

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar