Homenaje a la mujer amanciera

Dentro de la rutina productiva de la semana se me encomendó un comentario sobre el papel de la mujer dentro de la obra de la Revolución y pensaba en esta canción de Sara González.

“¿Qué dice usted,/que una mujer no es capaz/ de construir, de analizar,/ y de luchar por la vida?/ Cuando la historia nos grita otra verdad”.

Y es una realidad palpable no son palabras que se las lleva el viento hoy las mujeres somos mayoría en todas las esferas de la sociedad y no tenemos que ir muy lejos para comprobarlo.

En esta sureña localidad tunera en  el sector de la salud hoy más de un centenar de profesionales prestan sus servicios de colaboración en varios países y entre ellos la fuerza femenina es mayoritaria. Pero sucede igual en deportes, en educación y en otros sectores que tienen su presencia solidaria por el mundo.

En el sector estatal y civil representamos  el 48, 7 por ciento. Un elevado número de las féminas son técnicas o profesionales y se vinculan a distintas actividades con énfasis en el área de la producción y los servicios.

A la Asamblea Municipal del Poder Popular 26 mujeres son delegadas y más de 30 ocupan cargos de dirección en puestos claves por ejemplo en el Comité y el Buró del Partido, en la propia asamblea, en organismos  como Salud, la Industria Alimentaria, la Agricultura, la dirección de la Vivienda, la Fiscalía, el Tribunal, los Bancos de Créditos y Comercio y Popular de Ahorro entre otros.

Hoy no se puede prescindir de nuestro valioso aporte al desarrollo económico y social y eso se lo debemos a la grandiosa obra de la Revolución que nos permitió dejar el sillón e incorporarnos como uno más a la sociedad en igualdad de condiciones y oportunidades.

Nosotras también distinguimos a esta Revolución y la hacemos más digna cuando se escuchan nuestros logros en las artes, el deporte, las investigaciones, en la defensa, en la agricultura, en cualquier campo y que corroboran lo que expresa nuestra inolvidable Sara en su canción porque hoy la historia nos grita otra verdad porque la mujer cubana es capaz de construir, de analizar y de luchar por la vida.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar