Los proyectos de desarrollo local constituyen la locomotora del progreso en las localidades cubanas, al tener como premisas explotar de manera eficiente los recursos endógenos, mejorar los servicios y brindar mayor bienestar a la población, además de lograr la participación activa de los gobiernos municipales en su estrategia de progreso.

El Estado cubano fomenta la gestión de estos programas económicos, capaces de autofinanciarse, generar ingresos que posibiliten la sustitución efectiva de importaciones y mejorar el bienestar local de forma sostenible.

Teniendo en cuenta las experiencias y problemáticas identificadas,  así como la no disponibilidad de recursos y de la técnica necesaria para impulsar la producción de alimentos, Carlos Enrique Trinchet, uno de los trabajadores del Centro de Elaboración Fernando Chenard Piña, en Amancio, encamina 3 proyectos que garantizan las necesidades alimentarias de la población.

Uno está dirigido a la obtención de hielo frappé a partir de las necesidades del sector  gastronómico para mantener la temperatura de los cárnicos y embutidos, así como de las bebidas refrescantes.

También se aspira a la creación de una fábrica de helado la cual está diseñada para elaborar este alimento en medianas proporciones, que respondan a la demanda del pueblo, con variedad de sabores y precios asequibles.

Por otra parte, se trabaja en la puesta a punto de otras líneas productivas,  que requieren de otros equipamientos y una tecnología más avanzada.

Con la implementación de esos esquemas de desarrollo, el Centro de Elaboración Fernando Chenard Piña, perteneciente al Grupo Empresarial de Comercio y  Gastronomía en Amancio, se propone incrementar su producción actual hasta un 50 por ciento.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar