El Día Mundial de la Población fue establecido por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en 1989, pues por esa fecha la Tierra alcanzó los 5 Mil Millones de habitantes.

En Cuba se encaminan diversas acciones que propician el desarrollo de su población y la elevación de la calidad de vida de sus habitantes, a través de programas que son diseñados por regiones, provincias y municipios para conocer de cerca sus particularidades.

El municipio de Amancio tiene actualmente una población de 40  778 habitantes de ellos ubicados 28 546 en la parte urbana y en la zona rural 12 232, lo cual indica que el 70 por ciento de sus ciudadanos están urbanizados.

Es significativo que en esta localidad situada  al sur occidente tunero, más de 20 000 habitantes son hombres y 19 000 son mujeres, igual es la tendencia con respecto a los rangos por edades, es decir nacen más niños que niñas.

Las tasas de natalidad y mortalidad del municipio de Amancio son  favorables, pues al cierre del 2011 se registraron un total de 283 defunciones y 652 nacimientos.

Según indican las estadísticas la población amanciera como sucedió en todo el país tendió a decrecer; sin embargo en los últimos años exhibe un ligero crecimiento, este fenómeno se da por la confluencia de varios indicadores en cuanto a natalidad, mortalidad, las migraciones que influyen en el movimiento demográfico de la población, los cuales muestran un desbalance pues influyen en las desproporciones del decrecimiento.

Con respecto al flujo migratorio los expertos afirman que es elevado y depende de factores económicos, sociales, y de las características de los territorios, por ejemplo los amancieros migran hacia las provincias de Camaguey y La Habana y contrariamente arriban personas sobre todo de Camaguey y Granma; también existe un gran movimiento interno, pues hay una tendencia a que los residentes en el campo prefieran la ciudad en busca de mejores oportunidades.

El promedio de vida de oscila entre los 40 y los 49 años y el decrecimiento esta dado por factores migratorios, y otras comportamientos tales como defunciones y natalidad.

Además cabe destacarse el alto grado cultural alcanzado por la mujer cubana, y su papel de cabeza de familia; las amancieras tienen más libertad para planificar sus descendencia, amén de ocupar un lugar privilegiado en la sociedad, ya sea como cuadro de dirección  y otras labores consideradas masculinas.

Asimismo funcionan consultas de Planificación Familiar en las instituciones del Ministerio de Salud Pública. Todas estas acciones son parte de la voluntad política de garantizar mejores condiciones de vida y desarrollo de los niños y adultos mayores lo que presupone una esperanza superior a los 70 años.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar