Aida Parra ParraQuien puede decir que Aída Parra Parra, falleció a los 83 años de edad. Seres como ella, esos que dedican la vida al bien sin pensar en beneficios personales, nunca abandonan la vida porque con la muerte de convierten en estrellas de esperanza.

Desde su nacimiento en humilde cuna, allá en las históricas tierras del Guáimaro, supo asimilar valores como la dignidad, apego a la justicia y  honradez, virtudes que inculcó a sus hijos y nietos.

Cuando los desmanes de los gobiernos de turno nublaron el cielo patrio, Aída junto a sus hermanos se afilió al lado justo que desencadenó la lucha contra la tiranía de Batista.

Convierte  la pequeña parcela de su padre en cuartel hospital donde acampan los hombres de la columna 11 Cándido González, al mando de José Botello.

Rápidamente se ganó la confianza del jefe rebelde y se dedica a la búsqueda de armamentos, alimentos y otro avituallamientos para los alzados.

Con la clarinada del primero de enero, Aída Parra Parra, participa en las intervenciones de propiedades mal habidas y consagra su trayectoria a favor de la Revolución.

Entre los  méritos y reconocimientos que premiaron su existencia consagrada al bien, se encuentran las Medallas 40 aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, 50 del Desembarco del Granma, 28 de septiembre, Victoria de Girón, entre otras.

Hoy cuando emprendió el camino a la eternidad, su vida se levanta como meta ejemplar, para que las nuevas generaciones de cubanos, la sigan e imiten.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar