El tercer domingo de junio es una fecha de especial significación para los padres cubanos; este día les propiciamos nuestro amor y las gracias por ser parte inseparable de nuestra formación.

Maboas Digital no quiso perder la oportunidad de conversar con cuatro padres que tan tenido la dicha de encaminar a sus hijos por la vida como personas honestas y dignas.

Para Raúl Moreno, administrador de la Cadena Cubana del Pan en el municipio de Amancio, sus cuatro vástagos constituyen motivo de orgullo, pues ha sabido guiarlos por el camino correcto y le retribuyen esos desvelos.

“No hay mayor satisfacción que llegar a la casa y conversar con mis  hijos sobre sus preocupaciones, sus alegrías y sus sueños; soy   padre por partida doble, porque también comparto la dicha de ser abuelo de dos varones y una preciosa niña, a los que les dedico tiempo”, afirma con sano orgullo.

Miguel Ángel Peña, trabajador del Centro Municipal de Higiene y Epidemiología en esta localidad del sur tunero, tiene un bebé de dos años que le roba tiempo, pero no encuentra gozo mayor que jugar con él e intervenir en su formación.

“Mis dos hijas son mi vida, siempre dedico tiempo para jugar con ellas, por muy cansado que esté me siento con ellas, educarlas es una tarea de día a día, ser padre es una dura carrera estoy feliz de vivir esa experiencia maravillosa”, asevera Yordanis Fortúnez, trabajador por cuenta propia.

“Tengo 3 hijos y de ellos aprendo todos los días”, comenta Alcides Zaldívar, un educador amanciero que peina canas. “No desaprovecho un momento para compartir con ellos, aunque algunos ya han formado sus propias familias, no los abandono y mantengo una estrecha comunicación”. 

Acunar en los brazos fuertes a una criatura es algo especial. Por eso llegue hoy hasta Raúl, Miguel Ángel, Yordanys y Alcides, el más cálido de los besos y el abrazo de sus hijos, por hacer realidad la difícil misión de ser padres.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar