Día de los PADRES

Seguramente usted ha escuchado una frase muy socorrida que dice: Padre es cualquiera y madre hay una sola.  Este puede ser un intento para devaluar a los progenitores que no cumplen sus responsabilidades con los hijos, pero esta sentencia es injusta.

El buen padre aprender a reír de sus errores, defiende la dignidad y camina por el lado de la verdad y la honradez; estos valores los engrandecen, y por ello nos convierten en hombres y mujeres de bien.

Cuando nos ronda la tristeza o el mundo parece oscuro y vacío, aparece como por arte de magia la mano de alguien que se convierte en faro y guía en el hogar y en nuestro andar cotidiano. Con su fuerza son capaces de despejar situaciones difíciles y es entonces cuando sentimos que los problemas se empequeñecen.

Por estas razones, ¿es justo afirmar que padre es cualquiera?.  Desde luego que no, aunque deben unirse muchos poquitos para lograr esa cualidad única que deviene amor, compromiso y responsabilidad absoluta con la formación del ser humano.

Pueden resultar gruñones o condescendientes, cariñosos o poco afectuosos, pero siempre están ahí, a nuestro lado porque sienten que los necesitamos. Eso es ser Padre.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar