Lidia Ester Morales Alvarez, cederista de Guayabal en Amancio. Foto: Rey Betancourt

Las Tunas.- Lidia Ester Morales Álvarez tiene una vida dedicada a los Comités de Defensa de la Revolución, CDR, su mayor alegría es ser fundadora de la organización; además ha integrado por muchos años el Destacamento Mirando al Mar, en su entrañable Puerto de Guayabal, en el municipio de Amancio.

Los problemas de salud no le impiden mantenerse activa en la sureña comunidad José Martí, donde reside actualmente.

«Soy fundadora de los CDR y de los Destacamentos Mirando al Mar, una red de información costera en la cual hay que trabajar mucho, porque puede haber recalo de drogas, y trabajamos para evitar que caigan en manos inescrupulosas y pueda llegar a personas inocentes, incluyendo los jóvenes.

«Donde vivo ahora creamos un destacamento de refuerzo para el Destacamento y así fortalecer la labor de vigilancia y prevención».
¿Usted es maestra jubilada, cuántos años trabajó en el sector?

«Trabajé en educación 40 años, de ellos 29 como directora de la escuela Pedro Plaza Fernández, esa es otra parte de mi vida.

«Todavía voy a los actos de inicio y fin de curso, converso con los estudiantes, porque eso es parte de mi trabajo, para lograr que la nueva generación siga el ejemplo nuestro, ella es nuestro relevo.

«No tengo hijos biológicos, ellos son mis hijos y me da mucha alegría que algunos me recuerden aunque pasen los años».
¿Qué significa para usted la Revolución?

«La Revolución es lo más grande en mi vida, vengo de una familia de militares y no sería capaz de traicionarla, ni a mis hermanos y mucho menos a Fidel».
¿Qué representa la Distinción 28 de Septiembre?

«Es tanta la alegría que tengo, es lo más grande, yo estoy enferma, tengo problemas con la visión, cinco complicadas operaciones quirúrgicas por un viejo accidente, pero a rastras yo fui a recibir la medalla.

«Para mí la educación es parte de mi vida y la Revolución y los CDR la otra parte, sin eso no vivo».

A los 79 años de edad Lidia Ester Morales Álvarez, tiene una hermosa historia que contar. Cuti, como la conocen en el municipio tunero de Amancio, ha dedicado varias décadas de trabajo a educar y al quehacer en los Comités de Defensa de la Revolución, por lo que mereció la Distinción 28 de Septiembre, otro orgullo para su fructífera vida.

_______________
Fuente: Tiempo 21

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar