De niño en su natal Camaguey gustaba de husmear en un Tribunal cercano a su casa para presenciar los juicios que allí se celebraban. A partir de esa vivencia se forjaron los cimientos de Onelio Molina Saballo, un hombre de leyes.

Ya jubilado, Onelio continúa activo aportando su rica experiencia acumulada durante 37 años; ahora no imparte justicia sino que enseña a sus pupilos los vericuetos de esta profesión.

“Y yo se los digo no estudié la carrera equivocada; estudié Derecho porque siempre tuve inclinación por ella siempre me gustó”, afirma con vehemencia.

Luego precisa que trabajó en la Fiscalía. “Me especialicé en la Unión Soviética, después estuve dos años en África y terminé mi vida laboral como asesor-especialista jurídico en la Empresa Azucarera de nuestro municipio”,  agregó.

Molina Saballo se muestra satisfecho por la formación de las nuevas generaciones de juristas, tarea de la cual es responsable como profesor principal de Derecho en la Filial Universitaria Municipal Haydeé Santamaría Cuadrado.

“Bajo mi tutela se han graduado ya más de 100 abogados en los últimos tres años, y la promoción más grande fue la del presente curso escolar, y saber que por mis manos pasaron la mayoría de los 45 alumnos que obtendrán en breve la abogacía, me compromete  mucho”.

Onelio Molina Saballo, es un consagrado del Derecho por eso trasmite sus conocimientos a quienes escogen esa especialidad; disfruta compartir triunfos y reveses con sus compañeros y alumnos que lo ven como ejemplo de persona laboriosa, sencilla, honrada y justa.

Por eso, reafirma que el trabajo de un jurista es apegarse a la verdad y a la justicia; y eso debe ser más que un compromiso ético, un modo de vida y de actuar.

“No soy de las personas que oculta lo que sabe, al contrario, yo trato de explicarle a mis alumnos, no solamente la teoría del Derecho, sino lo que en la práctica puede sucederles ante cualquier proceso judicial, no solo penal, administrativo, laboral, económico, civil; siempre trato de trasmitir mis experiencias y lo que esté a mi alcance”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar