Con el objetivo de conocer la implementación de las acciones previstas para la fase de alarma ciclónica, Ariel Santana Santiesteban y Lilian González Rodríguez, presidente y vicepresidenta del Consejo de Defensa en Las Tunas, recorrieron algunas zonas en el municipio de Amancio.

La Derivadora del río Sevilla está al máximo de su capacidad que oscila los 6 millones 160 mil metros cúbicos de agua. Se interesaron por el impacto de las lluvias y las medidas adoptadas para la seguridad de quienes viven cerca de la misma.

El seguimiento a los centros de evacuación, la atención primaria de salud, así como la recogida de desechos sólidos también se mantienen entre las principales prioridades.
Los máximos representantes del Consejo de Defensa en esta oriental provincia, visitaron el poblado costero de Guayabal. Allí constataron la percepción del riesgo que tienen aquellos que ya sufrieron los embates de un huracán como el Paloma.

966 personas viven en zonas de riesgo entre el litoral y el muelle. Gracias a la disciplina y cooperación de los moradores, al cierre de esta información, la mayoría estaba en casas refugios.

No pudo faltar el intercambio con pescadores y personas de experiencia nacidas en esta parte occidental de la geografía tunera, quienes coinciden en que se trata de un poderoso evento meteorológico y optan por precaver antes de lamentar.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar