Evacuados Matthew. Foto: Rafael Aparicio Coello 

Cualquier medida a aplicar por sencilla que parezca contribuye a evitar tropiezos en situaciones excepcionales. Por esa razón, los amancieros continúan potenciando las acciones hasta que el tiempo lo permita.

Desde el Centro de Gestión para la Reducción de Desastres se recepcionan los partes desde las comunidades de difícil acceso, ubicadas en los 8 consejos de defensa. Además, controlan las estadísticas desde los centros de evacuación, así como los cambios meteorológicos que pudieran suceder en el litoral como el alcance de las olas y las penetraciones del mar.

La comisión de evacuación también mantiene una estrecha vigilancia en las zonas bajas de este sureño municipio tunero. Hasta allí envían grupos de trabajo encargados de velar por la seguridad de los habitantes y trasladarlos a lugares seguros. Alrededor de 19 mil 699 personas ya están evacuadas; de ellas 955 en albergues y el resto en casas de familias.

El subgrupo de alimentos continúa en el acopio de viandas y otros productos para la venta a la población en los mercados locales. Hasta la fecha se han distribuido 470 quintales y al cierre de esta información se recibían otras producciones desde las cooperativas locales.

Las unidades  empresariales  de base Eléctrica y Silvícola, conjuntamente con equipos de Azcuba, conforman una brigada que se encarga de la poda de árboles que representan un peligro tanto para las viviendas como para el tendido eléctrico.

En Baracoa ya se encuentran 6 linieros y 1 ingeniero de esta localidad, incorporados a la brigada de  Las Tunas, listos para iniciar las labores de recuperación luego del paso del huracán por esta región oriental del país.

Así, con un trabajo donde se destaca la intersectorialidad,  en Amancio no se dejan cabos sueltos. Es imprescindible estar alertas ante cualquier cambio meteorológico.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar