“

Adelaida Tamayo Cabrera, héroe nacional del trabajo. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada.
Adelaida Tamayo Cabrera, héroe nacional del trabajo. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada.

La mujer es una Revolución, dentro de la Revolución”, sentenció el líder cubano Fidel Castro. Ese pensamiento suyo se hace vigente cada día cuando entre tanto ajetreo de la cotidianidad encontramos historias como la de Adelaida Tamayo Cabrera.

Quien la ve tan endeble, no puede imaginar que un día ya hace unos cuantos años integró por derecho propio la brigada de macheteras “Las Marianas” y por su destacado hacer le fue conferido el título de Heroína del Trabajo de la República de Cuba.

Pero no solo caña picaron las suaves manos de Adelaida, también desgranaron el café de las serranías santiagueras y por muchos años le sirvieron al sindicato del comercio y la gastronomía.

Esta sencilla mujer con decenas de medallas e incontables certificados y reconocimientos, guarda con especial cariño aquellos firmados por Fidel, así como su encuentro con él.

Recuerda al Comandante como un hombre grande no solo por su estatura física, sino también moral, por su sencillez, pos su humanismo sin límites preocupado por las familias de las macheteras y hasta por los callos de sus manos.

Por ello a esta amanciera de 77 años le duele tanto su partida y cree que es poco lo que hagamos para perpetuar la obra del líder cubano, de nuestro eterno Comandante en Jefe.

Y para que viaje tranquilo a la inmortalidad, aquí está aún su brazo firme para picar caña, recoger café o laborar en la gastronomía si hiciera falta, pero además apoya las tareas de las organizaciones políticas y de masas para mantener vivo el legado de Fidel y para ello puede contar con el apoyo incondicional de las mujeres que son una Revolución dentro de la Revolución.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar