Integrantes del Club Amor por la Vida. Foto: Edilberto Revolta Fals
Integrantes del Club Amor por la Vida. Foto: Edilberto Revolta Fals

Vivir con una limitación es una razón suficiente para ser excluido socialmente en cualquier país.

Sin embargo, al sur de la provincia de Las Tunas 29 integrantes forman el club “Amor por la vida”, una organización social sin fines de lucro, donde personas discapacitadas, familiares cuidadores y otras con deseos de entregar amor, demuestran que en nuestra Cuba socialista nadie excluido.

María Cuervo Torres, es la directora del club fundado el 6 de enero del 2011, por lo que el próximo año, cumplirá 6 años de actividad.

“Existe diversidad de patologías entre los miembros del club. Estamos conscientes de que nuestros niños no se curarán, pero pretendemos que en las actividades programadas, se socialicen, intercambien con otras personas ya que no pueden ir a una fiesta de disfrutar como otros jóvenes de su edad, precisamente por sus discapacidades. Estos encuentros son los espacios para que hagan vida social”.

Los integrantes se reúnen trimestralmente para desarrollar actividades en conjunto con organismos e instituciones de la localidad, entre ellas cumpleaños colectivos, viajes a la playa y lugares de interés e intercambios de regalos.

En esos encuentros cuentan también con la participación de profesionales de la salud como psicólogos, estomatólogos y pediatras.

También los apoyan algunos metodólogos de la Dirección Municipal de Deportes de Amancio., quienes contribuyen a mejorar la calidad de vida de esas personas con determinadas limitaciones físicas. 

Para despedir el 2016, realizaron una actividad cultural en la casa de una integrante. Allí reconocieron a Lesyanis Zamora, quien cumplió 5 años de integración al proyecto.

“Amor por la vida” es más que un club, ya es una familia donde amor, comprensión y paciencia constituyen las principales características. Constituye otro ejemplo de cuántas oportunidades tienen las  personas discapacitadas en Cuba, y que en nuestra sociedad, ellos también cuentan.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar