Flores finas en jardín municipal de Amancio. Foto: Bárbara Borrás Aguilar
Flores finas en jardín municipal de Amancio. Foto: Bárbara Borrás Aguilar

Durante varios años los amancieros se han sentido insatisfechos por la carencia de flores finas para la venta a la población. Muchas son las causas; por una parte la carencia de agua que afectó en varias oportunidades al jardín; por otra la infestación de plagas provocando la pérdida total de las producciones.

Hace aproximadamente 2 meses la unidad presupuestada Servicios Comunales en Amancio, asumió la compra de 5 mil posturas de rosas de injerto, gracias al presupuesto del 1 por ciento que aportó el Gobierno local. Las primeras dos mil ya comenzaron a engalanar el jardín  municipal.

Diana Alarcón, subdirectora de Flor y Plantas en la mencionada entidad, explicó que  estas producciones las incorporan a la venta en la florería y para los arreglos florales. A pesar de no ser suficiente ya se vislumbran cambios y en próximos meses la comercialización debe aumentar, teniendo en cuenta que  3  mil  plantas más, estarán florecidas y listas para la recogida.

Otras variedades también forman parte del paisaje que ya se apodera de colores, espacios y combinaciones naturales que aportan una mirada diferente al sitio.  También fue imprescindible  al apoyo de la Empresa Agropecuaria local en la preparación del terreno que abarca 2.86 hectáreas.

Alrededor de 59 mil pesos se ejecutaron en estas labores que, además, favorece la labor que realizan 11 trabajadores a quienes en varias ocasiones se les afectó salarialmente por no contar con un respaldo productivo eficiente.

Azucenas, girasoles, jazmín, cajigal y terciopelo también forman parte del  jardín en la más occidental de las localidades tuneras,  que continuará aportando flores finas para hacer la diferencia.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar