Marcela Lucrecia Baéz Vázquez, se aferra a la vida y alimenta  día a día, su siglo de existencia. Foto: Rafael Aparicio Coello.
Marcela Lucrecia Baéz Vázquez se aferra a la vida y alimenta día a día, su siglo de existencia. Foto: Rafael Aparicio Coello.

Como el árbol que busca en la profundidad de sus raíces los nutrientes vitales, Marcela Lucrecia Baéz Vázquez, se aferra a la vida y alimenta  día a día, su siglo de existencia con el amor que supo incurcar a una familia que la sitúa en el centro de su universo.

Acomodada en su sillón preferido, pero atenta a cuanto se mueve a su alrededor,  esta centenaria saborea y disfruta de la compañía de sus 4 hijos, 14 nietos, 18 bisnietos y vecinos cercanos.

Dicen sus familiares que es de carácter fuerte, muy hacendosa, ducha en cuestiones de la cocina, en la alimentación sana y amiga de  buenas costumbres, del respeto y la dignidad.

La naturaleza le privó  la luz de sus ojos, pero acopió en su tierno corazón toda la nobleza que pueda resistir un ser  hecho a la medida de la fidelidad, la  aintegridad y la consagración al amor,  como el que  vivió en su  unión matrimonial con el fallecido Emilio Martínez Acosta.

Cuba se ubica entre los países con  mayor porcentaje de personas de más de 100 años en relación a su población, algo más de 11 millones de habitantes. Según algunas  fuentes estiman,  que más de un millar y medio  de cubanos superan el siglo de vida.

Las políticas asumidas por el estado  garantizan una  calidad de vida que eleva considerablemente la  longevidad en nuestra nación. Marcela Lucrecia Baéz Vázquez, es un legítimo fruto de esa preocupación y del esmerado cuidado que le dispensa su familia y  la sociedad cubana.

Marcela Lucrecia Baéz Vázquez, se aferra a la vida y alimenta  día a día, su siglo de existencia. Foto: Rafael Aparicio Coello.

Marcela Lucrecia Baéz Vázquez, se aferra a la vida y alimenta  día a día, su siglo de existencia. Foto: Rafael Aparicio Coello.

Marcela Lucrecia Baéz Vázquez, se aferra a la vida y alimenta  día a día, su siglo de existencia. Foto: Rafael Aparicio Coello.

Marcela Lucrecia Baéz Vázquez, se aferra a la vida y alimenta  día a día, su siglo de existencia. Foto: Rafael Aparicio Coello.

Marcela Lucrecia Baéz Vázquez, se aferra a la vida y alimenta  día a día, su siglo de existencia. Foto: Rafael Aparicio Coello.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar