Día internacional de la infancia.
Día mundial de la infancia.

Justo cuando el reloj marca las primeras horas del día, millones de niños en diferentes partes del  mundo se alistan para iniciar la habitual jornada de trabajo.

Otros, no se percatan siquiera que ha comenzado un nuevo día, pues el conflicto armado que viven en su país no les permite descansar y menos, dormir en paz.

Sin embargo, y bien alejado de esa realidad, hoy es un día especial para los niños cubanos, pues saben que esta jornada está dedicada a ellos.

Dijo nuestro José Martí “para los niños trabajamos porque los niños son los que saben querer, porque los niños son las esperanza del mundo”.

Prédica que precisamente hoy día, mundial de la infancia, cobra vigencia y se fortalece por el lugar importante que ocupan nuestros niños en la sociedad.

Es un verdadero privilegio ser un niño cubano. Uno más de esos millones que hacen de este un día de celebración, de alegría y gratitud, alejado de preocupaciones, guerras, desalojos y extensas jornadas de trabajo.

Nuestros niños disfrutan de sus derechos incluso desde antes de nacer. Oportunidad que solo da la Revolución Cubana.

ṡQué decir, por ejemplo, de esos pequeños que en cada círculo infantil se forman como “el hombre nuevo” con el que tanto soñó el Che?

ṡO de aquellos que en cada escuela de la enseñanza especial se prepara para integrarse de manera útil a la sociedad? 

Así, una lista inmensa de bondades marca la diferencia entre los niños cubanos y los del resto del mundo. Sencillamente los  nuestros  son especiales.

Gracias al sistema socialista que disfrutamos, en Cuba se cumple la Convención de Derechos y Deberes de la infancia. Aquí, nada es más preciado que un niño ni más importante que su felicidad.

Por eso hoy nuestros príncipes enanos celebrarán su día con el orgullo de ser cubanos y la firme convicción de que nada ni nadie apagará su sonrisa.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar