Amancieros repudian insolencia de Trump
Amancieros repudian insolencia de Trump

Transitar por estos días por las calles de este municipio e incluso detenerse en cualquier espacio público es percibir un profundo debate popular donde muchos puntos de vistas convergen.

¿El tema? No puede ser otro. Todos hablan de las nuevas medidas anunciadas por el presidente norteamericano Donald Trump y el apoyo a la Declaración del Pueblo Revolucionario Cubano.

Ciertamente las palabras de Trump no sorprendieron a nuestro pueblo. Nunca esperamos ni esperaremos jamás ningún tipo de bondades o concesiones por parte del gobierno del norte.

Si bien es cierto que Barack Obama flexibilizó un tanto las tensiones entre ambos países, no lo es menos el hecho de que hoy todo tipo de mejoras es una utopía.

Recordemos que el actual presidente ganó las elecciones basado en un grupo de promesas que lo ubicaban como el "mejorador" de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Sin embargo el rápido accionar demuestra que es otro de los tantos mandatarios que perece en el intento de someter esta pequeña isla caribeña.

Pretende ahora impedir el intercambio pueblo a pueblo, revisar el funcionamiento de los programas contra el orden constitucional cubano y la derogación de la directiva presidencial del anterior gobierno con relación a Cuba, entre otras medidas inútiles y destinadas al fracaso.

Sabemos que el 73% de los estadounidenses y el 63% de los cubanos residentes apoyan el levantamiento del bloqueo.

Mientras las tres cuartas partes de los norteamericanos y el 69% de los cubanos residentes favorecen la normalización de los vínculos bilaterales.

Cabe entonces preguntarse ¿por qué las medidas indican que la política del actual gobierno apunta en sentido contrario?

Si de algo estamos convencidos los cubanos es que la historia jamás se olvida. Por eso el accionar de los presidentes que han pasado por la Casa Blanca nos ha fortalecido como pueblo, han consolidado nuestro sistema socialista y han ratificado que Cuba jamás se rendirá.

Las medidas anunciadas constituyen un retroceso en las relaciones. Por eso reciben el rechazo del pueblo cubano y de la comunidad internacional.
 
Esa que hace posible que cada día Cuba crezca en cada rincón del planeta, que disfruta de la solidaridad de nuestros profesionales en diferentes sectores, que es testigo de cuánto puede hacer esta pequeña isla, bloqueada, pero que supera con creces cualquier país desarrollado en indicadores como educación, salud y empleo.

Desde Amancio, pedazo de la geografía cubana, apoyamos la convicción de que los cambios necesarios en Cuba los hace nuestro pueblo. El mismo que hoy denuncia la política injerencista y hostil de Donald Trump y cuya mayoría, estoy convencida de que coincide conmigo.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar