Ernesto Molina Cabrera, especialista en Gineco-obstetricia. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada
Ernesto Molina Cabrera, especialista en Gineco-obstetricia.
Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

Dice que escogió la medicina porque siempre le gusto ayudar a las personas y que mejor que darles salud y bienestar, y ginecólogo porque la mujer es un ser maravilloso, es la razón de nuestras vidas y ellas tienen el don de procrear y si le puede llevar una sonrisa a sus rostros y ayudar a elevar su calidad de vida, entonces mucho mejor.

Así de humano, solidario,  y buena persona es el doctor Ernesto Molina Cabrera, especialista en Gineco-obstetricia en los servicios de salud del municipio de Amancio.

En su haber médico tiene innumerables historias que contar, mujeres a las que ha devuelto la vida y la sonrisa, los cientos de recién nacidos a los que ha recibido, y las más de tres mil operaciones ginecológicas que ha realizado.

Molina con lo reconocen sus amigos, familiares o sus pacientes, recuerda con nitidez su primera operación en el año 1997 un fibroma complejo que fue exitosa y la tres mil que pensó realizarla en Cuba, pero por razones de la vida la realizó en Gambia, donde cumple misión internacionalista, y fue realizada a una muchacha con un tumor gigante de ovario, también con excelentes resultados.

De ese país africano cuenta de su pobreza extrema de los pocos recursos para atender su población y es ahí cuando te das cuenta, refiere de lo que tenemos y disfrutamos los cubanos en materia de salud y otros servicios indispensables, de la preocupación de nuestro sistema por sus ciudadanos,  por eso extrañó tanto a mi tierra.

Disfruta su profesión, porque sabe que es útil, pero además logró sembrar esa semillita en su vástago Molinita que hoy le sigue los pasos en su especialidad.

En sus vacaciones a Cuba no podía faltar el homenaje a un hombre que lo inspira cada día, por eso con su madre visitó el cementerio Santa Ifigenia en Santiago de Cuba, y llegó hasta del monolito que guarda los restos de nuestro querido Fidel,  para rendirle tributo, y darle las gracias por ser médico y poder servir a otros.

Por eso no vacila en afirmar " Cuba es el mejor país del mundo, todo el que esta lejos añora volver. Amancio es mi patria chica, amo mi tierra y siempre estoy al tanto de todo lo que sucede aquí, ahora me voy a culminar mi misión, pero en un año estaré de nuevo aquí junto a mi pueblo, con mi gente".

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar