Más allá del resultado productivo, los trabajadores de la Unidad Número 37 de la Empresa Cubana del Pan, en el municipio de Amancio, realizaron una titánica hazaña como ayuda solidaria a los santiagueros, cuya provincia fue duramente castigada por el huracán Sandy a su paso por la región oriental de Cuba.

Raúl Moreno, administrador de ese colectivo, dijo a Maboas Digital que en la noche del viernes y la madrugada del sábado últimos se habilitó un turno extra de trabajo permanente para producir 3 060 galletas, con destino a satisfacer las demandas alimentarias del pueblo santiaguero, que hoy recibe los vientos optimistas y renovadores de un huracán de solidaridad.

"Para nosotros fue de gran orgullo haber cumplido esa tarea que nos ecomendó la Patria; lo digo así con satisfacción, porque en momentos como los que viven nuestros hermanos de las provincias afectadas por "Sandy", se impone el aliento solidario de los cubanos, y aquí estaremos en la primera trinchera de combate, dispuestos también a partir si fuera necesario, para colaborar en lo que haga falta", reafirmó Yordanis García, maestro-panadero.

Igual disposición mostraron Yusmel Cedeño y Larry Lastre, quienes destacaron la certeza de que "los cubanos saldrán victoriosos del golpe propinado por la naturaleza, con disciplina, organización y confianza infinita en la Revolución y sus  dirigentes".

Al igual que los obreros de la Unidad 37 de la Cadena Cubana del Pan, en Amancio, otras entidades como la Unidad Empresarial de Base Eléctrica (UEBE), y la Empresa Forestal, -que enviaron sendas brigadas a Santiago de Cuba-, han dado su paso al frente para contribuir al retorno a la normalidad en los territorios orientales afectados por el huracán Sandy.    

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar