Afectaciones en las viviendas por fenómenos climatológicos. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada
Afectaciones en las viviendas por fenómenos climatológicos. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

Como sucede siempre tras el paso de un fenómeno meteorológico en Cuba se activan todos los mecanismos para resarcir los posibles daños que puedan ocasionar estos eventos, y en este caso no podía ser diferente ante las serias afectaciones que ocasionó Irma a la infraestructura de la vivienda en el país.

El país dispuso el financiamiento del 50 por ciento de los materiales de la construcción para los casos de derrumbes totales y parciales.

En este caso los Consejos de Defensa de cada localidad serán los encargados de evaluar la magnitud de los daños para aprobar los recursos, así como se otorgaran créditos con facilidades de pago y con bajas tasas de intereses.

Asimismo aquellas personas con bajos ingresos que no puedan asumir los gastos se analiza la posibilidad de otorgarles subsidios, lo que habla por sí solo de la grandeza de la obra revolucionaria.

En el municipio de Amancio se crean en distintas zonas puntos en los que confluyen técnicos y especialistas de distintos organismos y entidades como el Banco Popular de Ahorro, Comercio, Planificación Física, entre otros para evaluar los beneficios para cada caso de forma particular.

En esta localidad del sur tunero, según Eddy Hernández Padrón, vicepresidente del Consejo de la Administración que atiende los programas de la construcción, se cuantificaron 112 casos de afectaciones a la vivienda de ellos 5 son derrumbes totales y los otros califican como parciales de techo de paredes, entre otros daños.

Una vez más vale destacar la prontitud con que el país se pronuncia por dictar medidas que beneficien a la población, cumpliendo esa máxima que expresa que en Cuba, nadie queda desamparado.
  

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar