En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso EstradaEn Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

"No hay cosa más bella que amar a los ancianos", dijo con toda razón el más universal de los cubanos José Martí.

Y es por ello que en Cuba ante el envejecimiento de su población, el estado adopta políticas para proteger a este sensible de la sociedad. Varios son los programas que se crean y las instituciones que los acogen para hacer más feliz esta etapa de sus vidas.

En el municipio de Amancio, 7 023 personas son adultos mayores, lo que representa el 18,23 % de la población local.

Entre los beneficios creados por la Revolución en este pequeño terruño del sur tunero, para atender sus necesidades más puntuales están 1  Casa de Abuelos, 2 Hogares de Ancianos, el Sistema de Atención a la Familia con 9 mercaditos comunitarios para garantizar la alimentación de aquellos con problemas socioeconómicos y los 114 Círculos de Abuelos que desde la comunidad, se encargan a través de la práctica del ejercicio físico mejorar su calidad de vida.

En cada una de las instituciones se les brinda atención priorizada que va desde la terapia ocupacional, la atención médica con un grupo multidisciplinario que se encarga de evaluar cada una de las patologías, los encuentros intergeneracionales con la visita de estudiantes de las distintas enseñanzas, y las actividades que realizan con los artistas aficionados.

También se destacan las recreativas con los viajes a la playa en el verano, las visitas al museo histórico local, la inserción de la Cátedra del Adulto Mayor, con temas de interés para este grupo poblacional, entre otras acciones.

Antes del Triunfo de la Revolución, esta sureña comarca, no existía  instituciones de este tipo y la población adulta mayor necesitada de atención carecía de cuidados y protección.

Hoy la voluntad política del estado se preocupa por su bienestar y continua erigiéndose como protectora de esos seres sublimes que atesoran la riqueza de la experiencia y cumplir con el precepto martiano que expresa "No hay cosa más bella que amar a los ancianos; el respeto es un dulcísimo placer... Los ancianos son los patriarcas".

En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En Amancio los ancianos son prioridad. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar