Los amancieros dijeron adiós al 2012 con avances alentadores en la producción de alimentos, tarea priorizada que si bien requiere de muchos esfuerzos y dedicación,  evidencia saltos cualitativios y cuantitativos que auguran mejoras sustanciales.

Por ejemplo, el proceso de entrega de tierras ociosas y la puesta en vigor hace unos días del Decreto Ley 300 han tenido una favorable repercusión en el sector cooperativo y campesino amanciero, donde se aprobaron hasta el 31 de diciembre último 1227 solicitudes. 

En tal sentido, se incrementa la superficie de tierras con fines productivos, fundamentalmente la dedicada al fomento de programas alimentarios a fin de desarrollar los cultivos varios, el ganado mayor y menor, así como granos de gran demanda, como arroz y frijol los que sustituyen importaciones al país.

Teniendo en cuenta los precios en el mercado internacional, en el municipio de Amancio se fomenta la siembra de arroz, donde la familia Reyman marcha a la vanguardia con un cúmulo de experiencias que permite resultados superiores a medida que pasa el tiempo.

Este proyecto se desarrolla en la comunidad rural del kilómetro, donde las perspectivas son ambiciosas. Esta localidad tunera aspira llegar a las 30 toneladas, con la inclusión de las zonas de Los Juncos, en Vicente Pérez, Kilo 8 y Las 40, en El Indio, por lo que se requiere de electrificación.

En busca de mejorar las condiciones para el procesamiento del codiciado grano, también se trabaja en la puesta a punto de un molino que incluye secado, molinado y pulido del grano, lo cual reportaria un ahorro considerable de recursos humanos y materiales.

Según datos estadísticos se deben acopiar 189 toneladas contratadas en las 63 hectáreas de cultivo, cifra que se espera duplicar, teniendo en cuenta las condiciones favorables de las tierras seleccionadas.

La mayoría de los productores amancieros involucrados en esta modalidad tienen  reservas de semilla, aunque en esta ocasión el procedimiento será diferente, pues especialistas en Sanidad Vegetal de la provincia de Las Tunas, darán tratamiento biológico a las simientes  empleadas,  para evitar la  afectación por plagas u otras enfermedades.

De tal modo que se impulsa un programa de recuperación con vistas a sustituir hasta un 50 por ciento de las importaciones actuales y dentro de esa meta figura la cosecha a gran escala y mecanizada, como los volúmenes  aportados por las pequeñas parcelas.

Significativa incidencia  tiene la producción de caña de azúcar con 82 solicitudes, en la que ya algunos productores muestran avances, a partir de los precios razonables de esa modalidad. 

El Grupo Nacional de la Agricultura Urbana en su último recorrido otorgó a esta comarca oriental la evaluación de BIEN, lo que evidencia las grandes potencialidades satisfacer las exigencias alimentarias de la población, aspecto en el cual se debe trabajar con mucha fuerza en el 2013.

Precisamente con el objetivo de mantener variedad de cultivos durante todas las épocas del año el país invirtió grandes sumas de dinero para crear 2 organopónicos semiprotegidos, con los requerimientos idóneos.

También y como parte de la actualización del modelo económico cubano, el país determinó estrategias para lograr una gestión más eficiente de las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) y eliminar las ataduras que las frenaron durante años.

Por tal motivo, en Amancio se implementaron medidas dirigidas a legitimar la autonomía de las UBPC. Ejemplo de ello son los cursos de capacitación en los que participaron las juntas directivas de esas estructuras a fin de viabilizar su eficiente gestión.

De esta forma, en el extremo sur de la provincia de Las Tunas se tensan los resortes para sustentar la soberanía y la seguridad alimentarias, en respuesta a los vaivenes de un mundo cada vez más globalizado.  

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar