23 años han transcurrido desde aquel día luctuoso, donde las palabras del General de Ejército Raúl Castro Ruz en diciembre de 1976 fueron incuestionablemente ciertas: "De Angola nos llevaremos la entrañable amistad que nos une a esa hermana nación y el agradecimiento de su pueblo, y los restos mortales de nuestros queridos hermanos caídos en cumplimiento del deber".

Esa es razón suficiente para que cada 7 de  diciembre los amancieros  rindamos tributo a aquellos jóvenes que no vacilaron en defender a  pueblos hermanos.

En la mañana de hoy una amplia representación de pueblo en el más occidental de los municipios tuneros se dirigió en marcha unida hasta el cementerio municipal donde descansan los restos de quienes valientemente ofrendaron sus vidas por una causa justa como muestra del carácter internacionalista y altruista que nos caracteriza.  

La Operación Tributo, se hizo coincidir con la caída en combate del Mayor General Antonio Maceo Grajales y su ayudante, el Capitán Panchito Gómez Toro, para rendir en solemne ceremonia el homenaje a quienes con su sangre abonaron la causa de la independencia en otras naciones

Así sucede año tras año, pues la evocación de los valores y la exaltación de los méritos de los caídos en misiones internacionalistas es el más valioso homenaje que le rendimos en su memoria. 

Como Maceo, estos jóvenes burlaron la muerte germinando en ellos su  semilla, ejemplo de valentía y heroísmo para multiplicarse en estos héroes de la Patria, que siempre tendrán en su pueblo los tributos merecidos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar