Una constitución por bien de todos. Foto: Bárbara Borrás AguilarUna constitución por bien de todos. Foto: Bárbara Borrás Aguilar

Desde el pasado 3 de agosto  inició en Amancio, la venta del tabloide Proyecto de Constitución de la República de Cuba, con el objetivo de que el pueblo conozca los cambios aprobados  por la Asamblea Nacional y que en los próximos días se someterá a consulta popular.

Para llegar a esta etapa los integrantes del grupo de trabajo presidido por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, estudiaron profundamente la historia y tradición constitucional en nuestro país; además de otros desarrollados en América Latina y  otras naciones.

Licenciado Jaime Atucha Ramos, miembro de la Unión de Historiadores de Cuba. Foto: Bárbara Borrás AguilarLicenciado Jaime Atucha Ramos, miembro de la Unión de Historiadores de Cuba. Foto: Bárbara Borrás Aguilar

El programa Micrófono Abierto de Radio Maboas, apostó por el tema con la participación de historiadores y juristas.  El licenciado Jaime Atucha, miembro de la Unión de Historiadores de Cuba en la localidad,   ofreció una panorámica desde la Asamblea de Guáimaro hasta nuestros días. Especificó todo lo acontecido en cada etapa, ya fueran propuestas mambisas o las impuestas por los gobiernos de turno antes de 1959.

La ley de leyes incluye el cumplimiento de todo lo referido al desarrollo de la sociedad en su amplio sentido. Es una norma de contenido general, pero también de detalles mínimos. Regula, controla y rige el cumplimiento de deberes y derechos de los ciudadanos cubanos. Así lo afirmó el licenciado Omar Echevarría de Quesada, presidente de la Unión de Juristas de Cuba en este sureño municipio tunero.

La propia evolución exige cambios que están en correspondencia con la vida social contemporánea. De la actual Constitución de la República se mantienen 11 artículos, se modifican 113 y se eliminan 13, evidenciándose  la continuidad histórica de la nacionalidad cubana.

Es el pueblo el principal protagonista con la capacidad de proponer cambios en el proceso de consulta para exigir su futuro cumplimiento. Porque con esa visión futurista, en el año 1976, en el acto de entrega de la Constitución de la República de Cuba, el Comandante Fidel Castro Ruz, afirmó: “La Revolución no puede crear una Constitución, no puede crear instituciones, no puede crear principios que no se cumplan”.