Fidel Castro RuzFidel Castro Ruz

La historia de los pueblos la escriben hombres valerosos cuyo ejemplo guía por siempre a ese pueblo que lo vio nacer.

Decir Fidel Castro Ruz es decir también justicia, igualdad, libertad, socialismo… es decir Cuba. Al solo pronunciar tu nombre se estremecen hasta las montañas, esas que un día fueron testigos de tu espíritu guerrillero, de tu guía certera, de tu paso firme y seguro.

Naciste para quedarte. No te fuiste, no. Sigues ahí tan potente como el sol que calienta cada amanecer, como el aire que circula entre los cubanos. Aun se escucha tu voz firme en la tribuna con la palabra exacta, desafiante.

Nadie como tu pudo encerrar tantas virtudes ni ganó tantos seguidores.

Fiel defensor de la causa justa, de la verdad, del futuro. Te multiplicas en cada joven revolucionario. Esos en quienes confiaste siempre consciente de que no te fallarán jamás.
¿Quién mejor que ellos para continuar tu legado, ese que nos conduce por el camino correcto?.

Forjaste una nación libre y soberana que hoy te venera como su Dios.

Gracias por tu fe infinita en el hombre nuevo, por tanta grandeza, por enseñarnos  a luchar con la fuerza de la razón y las ideas.

Fidel, estás en cada niño que sonríe, en le soldado que defiende orgulloso a su Patria, en el obrero, en ele campesino… Vives en cada Plaza, en cada escuela, en el llano y en la montaña. Estás en toda Cuba porque eso eres: un pueblo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar