La solidaridad es un valor que nos distingue como cubanos y por estos días  brota de todos los lugares como un manantial.

Una muestra de ello es el contingente de jóvenes amancieros que partirá hacia la provincia de Guantánamo para apoyar las labores de  recuperación tras el paso del huracán Sandy.

María Elena Leiva La Rosa forma parte de esta avanzada y para ella es motivo de orgullo y satisfacción aportar su granito de arena en esta misión que se le ha encomendado.

Puntualiza esta joven en proceso de formación como docente en el Seminternado Abel Santamaría Cuadrado, que ha recibido el apoyo de sus compañeros y de la familia para cumplir esta encomienda asignada por la Revolución.

En tanto, Mario Alberto Bermúdez Basulto y Yasser Herrera son trabajadores de la Dirección Municipal de Deportes y Recreación,  que sin pensarlo dos veces dieron su paso al frente y se alistaron en el pelotón de vanguardia.

María Elena, Mario Alberto y Yasser hacen realidad el pensamiento del más universal de los cubanos José Martí cuando expresó…”nadie tiene derecho a dormir tranquilo mientras haya un solo hombre infeliz”.

Ellos se despojan de las comodidades, del calor del hogar y la familia para irrumpir como un huracán de solidaridad en Guantánamo y con el ímpetu de los pinos nuevos propiciar la recuperación de esta provincia, que ahora se levanta con la fuerza de todo un pueblo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar