Yanitza Ramos Padrón, especialista en Alimentos del Centro de Higiene y Epidemiología del municipio de Amancio. Foto: Rafael Aparicio Coello
Yanitza Ramos Padrón, especialista en Alimentos del Centro de Higiene y Epidemiología del municipio de Amancio. Foto: Rafael Aparicio Coello

En la pasada contienda de siembra y cosecha de fríjol, el campesino Leonardo Díaz Pedroso, integrante de la cooperativa de créditos y servicios “Mártires de Pino 3”, logró rendimientos positivos con la variedad de  negro biofortificado, conocido por todos como Cubana-23.

Yanitza Ramos Padrón, especialista en Alimentos del Centro de Higiene y Epidemiología del municipio de Amancio, explicó que el producto fue entregado a los círculos infantiles y al Hogar Materno.

Pero en el caso del círculo infantil “Principitos de Vilma” en el reparto de La  Carretera, se tomó una muestra con 95 niños para conocer su efectividad; de ellos 14 clasificaron con anemia ligera y 2 con anemia moderada.

De inmediato se comenzó a introducir dicho fríjol en la dieta diaria, y al cabo de 3 meses y medio, se volvió a aplicar el complementario y los pequeños ya habían superado el déficit de hierro.

Además, el resto de los infantes mostró rangos de hemoglobina superiores a los del primer estudio.

Ejemplos como este demuestran que desde la tierra está la magia para mantener una vida saludable.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar