Josefa Berrillo Rondón, Premio a la Creatividad de la Mujer en el medio rural. Foto: Del autor
Josefa Berrillo Rondón, Premio a la Creatividad de la Mujer en el medio rural. Foto: Del autor

La sencillez cala cada centímetro de su frágil cuerpo. La llaman Belkis,  aunque realmente está inscrita como Josefa Berrillo Rondón. Su  voz  brota como torrente infrenable. Se sabe trabajadora, inteligente y hace mucho tiempo domó a la tenacidad e hizo del cumplimiento el cauce por donde transita su vida.

Cualquier día la puedes encontrar en atareados trajines, rodeada de  hortalizas, sembrando canteros, palpando el latir de cada postura, indicando por aquí, evaluando por allá  y tratando, en todo momento,  que lo plantado llegue a su destino final: el plato de cada amanciero.

Me cuenta  que a los 19 años se abrazó a las labores agrícolas, que no todo ha sido de alegrías, muchos entuertos quedaron en el camino, aunque otras dificultades se presenten en el día a día.

Su historia es digna de contar: en 1988, después de consagrarse a los estudios, logra graduarse como técnica en agronomía;  luego pasa a ser jefa de finca, responsable de producción, directora de la Ueb, hasta jefa del departamento productivo de la granja urbana del municipio de Amancio.

Una amplia sonrisa se abre ante el merecido reconocimiento. Hasta sus manos llega el certificado, otorgado por la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (Actaf) que la acredita como ganadora del Premio a la Creatividad de la Mujer en el medio rural.

Entre abrazos de sus compañeros y la inseparable sonrisa, Josefa Berrillo Rondón, o mejor dicho, Belkis, se apresta a continuar agregando esfuerzos y resultados a cuanto programa de la agricultura urbana, suburbana y familiar, florezca en sus manos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar