La Radio, una familia laboriosa. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada.La Radio, una familia laboriosa. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada.

A pesar de las más de 9 décadas que cumple la radio, no deja de enamorar,  ser la preferida de muchos por su inmediatez, la manera en que nos refleja la realidad, y transporta, solo con la voz, a los más disímiles e insospechados escenarios.

Este medio de comunicación llegó a Cuba, en el año 1922 ¿Cuánto ha llovido desde la primera planta radial? Hoy, más de noventa emisoras conforman el sistema de la Radio Cubana cubriendo más del 98 por ciento del territorio nacional, y dejando muy pocas zonas de silencio.

La familia de radialistas cubanos, tiene el orgullo de que nuestro sonido esté en la red de redes y nos escuchen en cualquier parte del mundo, con un mensaje certero, diáfano, veraz, que muestra la realidad de la mayor Isla del Caribe.

Esta maravilla del siglo 20,  dio los primeros indicios en Amancio entre los años 1952 y 1953, gracias a Silverio Yera, quien fundó una planta dedicada a la publicidad de anuncios comerciales, pero ante las escasas posibilidades económicas no se logró mantener en el aire mucho  tiempo.

El sueño de la Radio, no se concretó hasta 1970, por la perseverancia de Haydee Santamaría Cuadrado y Armando Hart, quienes percibieron la importancia de un medio de comunicación, que además de entretener y orientar, contribuyera a organizar al pueblo para apoyar las labores de la  zafra.

Muchos fueron los que ayudaron a construir los sólidos cimientos para este medio de comunicación. Sería imperdonable no mencionar a: Ángel Omelio  Rodríguez, Manuel Menéndez, Elba López, Rosa Pardo, Edy y Martha Salgado, Ernel López, Nancy del Pino,  Nery Moreno, entre muchos otros.

A la vuelta de los años, la Novia Sonora del Guacanayabo se consolida  y forma parte de una familia laboriosa, que no ceja en el empeño de hacer una radio más inclusiva, que cuenta historias de vida e interactúa con los oyentes, para que continue siendo “sonido para ver”. Con esa confianza seguimos este camino por donde transitamos fuertes y seguros.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar